COMO LLEGAR A MARRAKECH

Las principales opciones para llegar a Marrakech son por mar y aire.

Lo más común es ir por aire con una de las múltiples compañías que vuelan desde Europa, también hay gente muy aventurera que hace el viaje en coche desde España e incluso luego hacen una ruta con su propio coche por Marruecos.

LLEGAR EN AVIÓN 

La principal aerolínea de Marruecos es la ROYAL AIR MAROC.  

Tienen vuelos desde España desde Madrid, Barcelona, Bilbao, Las Palmas, Málaga, Tenerife y Valencia.

Aunque las tarifas no suelen ser las más competitivas, tienen gran variedad de vuelos en España.

Otra opción es optar por compañías de bajo coste, como: Ryanair, Vueling y Easyjet.

AEROPUERTO DE MENARA (MARRAKECH)

Es el aeropuerto principal de Marrakech, está situado a unos 6 km del centro de la ciudad, es pequeño y fácil para moverte.

Para llegar al centro de Marrakech puedes hacerlo de 3 formas: Taxi , autobús y servicio de transfer.

Sinceramente el más barato es el autobús, aunque os recomiendo coger el taxi ya que es la opción más rápida de llegar al centro y  empezar así el arte del regateo nada más llegar.

No os deberían cobrar más de 60 dirham, y seguramente un trato justo serian entre 20 y 40 dirham (10 dirham equivale aproximadamente a 1 €).

DÍA 1: BARCELONA – MARRAKECH

Levantándonos muy temprano, nos vamos directos al aeropuerto del Prat, con la compañía Ryanair, el vuelo salía a las 8:00 de la mañana, y tendríamos el día entero para recorrer la ciudad.

Nuestra idea es ver Marrakech en 1 día y los días restantes hacer excursiones para poder ver otras partes del territorio.

Llegamos  sobre las 10:20 de la mañana, con todo el día por delante para disfrutar.

Cogimos un taxi y nos situamos rápidamente en pleno centro de la ciudad y automáticamente nos lanzamos por las pequeñas calles que rodeaban la gran plaza Jmaa el Fna, buscando nuestro alojamiento, un Riad.

Si habéis escuchado bien, ya que si vamos a Marruecos, esta es la opción alternativa a los hoteles, están detrás de los misteriosos muros de la medina y esto hace que conserve todavía el encanto de las viviendas tradicionales Marroquíes.

Nosotros escogimos el riad LA CROIX BEREBERE y nos fue genial.

Pero, sinceramente , meterte por los callejones es todo un desafío, ya que son auténticos laberintos. 

Ya establecidos en el riad, dejamos nuestras cosas y nos fuimos directos a explorar la ciudad.

El primer sitio que visitamos fue el más cercano: La mezquita de Koutoubia.

Es la más importante de Marrakech además solo se puede acceder si eres musulmán.

Nuestra siguiente parada, no podía ser otra que los Jardines Majorelle.

Es un sitio de contraste de colores, muy bien cuidado y una de las principales atracciones turísticas de la ciudad.

 

Para llegar, puedes ir en taxi o hacer como nosotros, andar aproximadamente 2 km desde el centro, es una ruta asequible y que permite conocer rincones de la ciudad algo más escondidos.

Sobre las 17:00 de la tarde, nos dirigíamos a visitar el zoco de la medina y así también, regatear para llevarnos algunos recuerdos y souvenirs. Recordar que en estos sitios aparte del dinero, también aceptan el trueque.

El zoco es enorme, te pierdes, cada calle es un laberinto. Nosotros nos perdimos mil veces y nos encantaba.

Ya con todas nuestras compras hechas, nos dirigimos a la plaza Jmaa el Fna, a cenar y que sorpresa, había un ambiente increíble.

Centenares de  puestos de comida, músicos en cada esquina y multitud de espectáculos. 

Ya agotados, con nuestros souvenirs y con el estómago lleno, nos fuimos al riad a descansar. 

DÍA 2: EXCURSIÓN DE 3 DÍAS AL DESIERTO DE MERZOUGA

A las 7:20 de la mañana y tras un gran desayuno, nos recogieron en la puerta del riad. 

Montamos en una furgoneta, muy bien acondicionada, espaciosa y con aire acondicionado, ya que, en el mes de abril alcanzan los 35 grados.

Estos días los pasaríamos con otra pareja española, que también contrató el tour, este echo enriqueció por completo nuestro viaje. Nos dirigimos ya camino al desierto, son aproximadamente 600 km, las carreteras son estrechas, no están muy bien acondicionadas y las señales de velocidad nos indican 50 km/h. Esto hace que las distancias sean más significativas.

Después de una hora de viaje estábamos subiendo el ATLAS.

Gracias a Tarek, el guía que nos acompañó durante estos días, se nos pasaban los trayectos volando, con variedad de música actual y con explicaciones interesantísimas de su cultura y en general del país.

Después de unas 4 horas de camino llegamos a Kasbah de Ait Ben Haddou.

Para que os hagáis una idea, estábamos en la zona Hollywood de África.

Esta ciudad es fortificada, y es donde se grabó la película de GLADIATOR, o el REINO DE LOS CIELOS.

Después nos dirigimos Ouarzazate, parada para comer y explorar la zona y ya finalmente llegaremos a las Gargantas del Dades.

¡Uf que MARAVILLA! Llegamos más o menos sobre las 21:00 de la noche, nos alojamos en un hotel en medio de las dos gargantas de las montañas, situado en una zona estrategicamente perfecta.

Ahora solo quedaba cenar y a descansar.

La excursión la contratamos aquí: https://www.disfrutamarrakech.com/actividades/excursion-tres-dias-desierto-merzouga

Deciros que en el precio de la excursión que son 180€ por persona, está incluido desayuno y cena. (Precios de Abril de 2016)

DÍA 3 : LLEGADA AL DESIERTO DE MERZOUGA

Tras un montón de kilómetros recorridos, aún nos quedaban algunos más hasta llegar al desierto.

Después del desayuno, ponemos rumbo al Valle del Dades, donde cruzaremos las Gargantas del Todra.

Estábamos a punto de llegar al desierto de Merzouga, cuando de repente.. ¿¿ que es eso ???  ….. y si amigos si, una tormenta de arena. Afortunadamente no era muy grande, pero la arena tapaba la mitad de la carretera… lo estábamos sintiendo, estaba cerca nuestro esperado destino de hoy.

El viento soplaba, la carretera se tapaba, el sol apenas se veía y la emoción de una nueva aventura se veía en nuestras caras.

Llegamos a una zona donde apenas se veía nada. Tarek aparco el coche y dijo: HEMOS LLEGADO.

Nos estaba esperando otro guía con 4 camellos para realizar el camino por el desierto, hasta llegar al campamento base.

La experiencia estaba siendo magnífica. Nuestro nuevo guía Said, caminaba agarrando de una cuerda al primer camello.

La tormenta de arena seguía, aunque cada vez perdía fuerza.

Nosotros íbamos bien equipados con gafas de sol y turbante cubriendo la cabeza y la cara. Tras casi 2 horas de travesía por el desierto, llegábamos al campamento base. Serían aproximadamente las 20:30 de la tarde noche.

El recibimiento fue sublime. Nos recibieron con té local y pastas. Aprovechamos para subir por las dunas y sacarnos unas fotos, antes de que cayera la noche.

[wpvideo 89fLxoNP]

Al llegar la noche…SORPRESA! Nos sirvieron una rica comida y después disfrutamos de un pequeño espectáculo musical alrededor de la hoguera. La música siempre ha sido un idioma universal.


El día entero estaba siendo increíble y la noche mágica. Se nos hizo tardísimo, la hoguera se había consumido, todos estábamos cansados, así que, a descansar que mañana sería otro día.

DÍA 4: DESPEDIDA DEL DESIERTO Y VUELTA A MARRAKECH 

Amanece en el desierto, ver como sale el sol entre las dunas no tiene precio.

Nos toca desayunar en una terraza improvisada encima de una duna.

Este detalle nos ha gustado mucho.

Nos tocaba la vuelta en camello, hacia el coche, donde nos esperaba Tarek.

El sol pegaba con fuerza, hacía un día envidiable, y seguíamos en medio de la nada.

Aprovechamos para sacarnos miles de fotos, incluso con Said.

Al llegar, nos subimos al coche y rapidísimamente nos fuimos rumbo a Marrakech.

Durante el camino de vuelta, paramos en el Valle del Draa. Es similar a un Oasis gigante con muchísimas palmeras en medio de la nada.

Una parada para estirar las piernas y sacar unas fotos ejemplares.

Sobre las 20:45 llegamos a MARRAKECH.

De regreso al riad, nos dimos una ducha y vuelta a las calles del centro de la ciudad, queríamos aprovechar la última noche visitando algunos locales que nos quedaron pendientes el primer día.

DÍA 5 : CASCADAS DE OUZOUD Y VUELTA A BARCELONA

A las 8:00 de la mañana nos recogieron para ir a las cascadas de Ouzoud.

El camino es de aproximadamente 3 horas. Al llegar al destino, el chófer nos dice que no hace servicio de guía. Pese a ser la misma empresa que los días anteriores, imaginamos que cada “guía-chófer”, hace un servicio según consideran.

Llegamos a las 11:00 y establecimos el horario de vuelta a las 15:30.

Recorrimos cada rincón, mientras oíamos un ruido estruendoso, que pertenecía a la cascada rompiendo contra las rocas.

Bajando por el acantilado empezó nuestra sesión fotográfica. Que maravilla, es un paisaje sacado de una película.

Al terminar de comer dimos un pequeño paseo por las montañas colindantes.

En una pequeña zona habitan monos, con los que los visitantes se pueden sacar fotos.

Ya quedaba poco para las 15:30, así que tocaba volver hacia la furgoneta.

Nuestro vuelo salía a las 21:00 de la noche. De camino a Marrakech, le cometamos al chófer si nos podía llevar al aeropuerto. Y finalmente accedió aun que no muy convencido a cambio de una propina.

La vuelta a Barcelona la hicimos con la compañía Vueling.

UN VIAJE INOLVIDABLE.