Rio de Janeiro 2018

RIO DE JANEIRO

Su apodo de Ciudad MaravillosaCidade Maravilhosa en portugués, es completamente merecido. Sus escarpados morros frente al mar, sus largas playas de arena blanca y el imponente Cristo Redentor en lo alto del monte Corcovado la hacen no sólo maravillosa, sino también única en todo el mundo.

Es una ciudad rodeada de naturaleza, con unos miradores impresionantes y eso es lo que enamora a quien la visita.

Río de Janeiro es la segunda ciudad más poblada de Brasil y probablemente la más visitada del país, al año millones de turistas de todo el mundo llegan para visitar sus playas, hacerse una foto en la cima del cristo redentor, pasar fin de año frente al mar y vivir en carne propia el carnaval más grande del mundo.

DÍA 1: BARCELONA – PARÍS – RIO DE JANEIRO

Hicimos una pequeña escala en París en el aeropuerto de Charles de Gaulle con la compañia aérea VUELING.

El vuelo salió de Barcelona a las 16:25, y tras 1 hora y 35 minutos de vuelo aterrizábamos en la capital francesa sobre las 18:00.

Llegábamos a la terminal 3, pero el vuelo hacia Brasil salía por la terminal 2.
De todas formas, teníamos 5 horas y media de escala para ir con calma.

El vuelo con destino Rio de Janeiro partiría sobre las 23:35 de la noche con la compañía aérea AIR FRANCE.

Aterrizaríamos en la ciudad maravillosa sobre las 07:10 de la mañana hora local. (Recordar que son 3 horas menos que en España).

El vuelo entre París y Rio de Janeiro dura casi 11 horas y 35 minutos.

DÍA 2: PEDRA DO TELÉGRAFO

El trayecto desde el aeropuerto internacional de Galeâo hasta Copacabana son unos 24 kilometros aproximadamente entre 30 minutos y 1 hora dependiendo del tráfico.

Nosotros escogimos el hotel PESTANA RIO ATLÂNTICA situado en la Avenida Atlântica, en la famosa playa de Copacabana.
La azotea del hotel tiene una vista privilegiada, ¿Adivináis a donde?

Dejamos las maletas en nuestra habitación y nos fuimos a darnos un chapuzon para relajarnos un poco antes de hacer la primera excursión del viaje.

[wpvideo pf503WVb]

Nuestra primera aventura en estas tierras sería la Pedra do Telégrafo. Esta piedra se ha convertido en uno de los grandes atractivos de Río de Janeiro, decenas de personas acuden al lugar todos los días para tomarse fotografías colgadas de una piedra que parece estar al borde de un abismo.

Lo ideal es ir por la mañana ya que suele estar menos concurrido que durante la tarde.

Como llegar a la Piedra Do Telégrafo:

La piedra no se encuentra en la ciudad de Río de Janeiro, sino a unos 30 kilómetros en Barra de Guaratiba.
Nosotros llegamos hasta allí en Uber, con un precio de 18€ aproximadamente.

Barra de Guaratiba tiene en su frente la playa y por detrás el gran morro donde se encuentra la famosa piedra. El lugar es totalmente seguro y suele estar lleno de turistas de otras partes del país.

El recorrido es de unos 3 kilómetros, es un sendero cuesta arriba y apto para todas las edades, generalmente se completa entre 45 minutos y 1 hora y cuenta además con varios miradores y vistas preciosas donde es posible descansar y aprovechar para disfrutar del paisaje.

Es recomendable llevar bastante agua para hidratarse y ropa deportiva para la travesía por el morro.

Al llegar a la cima es posible encontrarse con muchas personas esperando su turno para tomarse la divertida fotografía. La espera puede ser larga, sobre todo si llegan grupos y excursiones con varias personas.

En los últimos años, la Pedra del Telegrafo se hizo muy famosa, sobre todo entre los brasileños, por el efecto visual, ya que parece no tener nada debajo de esta. La sensación de estar en el borde de un acantilado es fascinante.

Alucinante, ¿Verdad?

La piedra se encuentra a 354 metros de altitud sobre el nivel del mar, pero la realidad es que el abismo en sí no existe, la punta de la piedra se encuentra a un metro y medio de altura, por lo cual es fácil subirse generando el efecto óptico por la altura del morro y su ubicación.

En Instagram puedes ver muchas fotografías de turistas bajo el hashtag #pedradotelegrafo.

Después de esta divertida excursión ponemos rumbo a Rio de Janeiro.

DÍA 3: MARACANÂ, BOULEVARD OLÍMPICO, BIG SAARA FANTASIAS, CATEDRAL DE RIO DE JANEIRO, ARCOS DE LAPA Y ESCALERA SELARÓN. 

Amanece un nuevo día en Rio de Janeiro, y tras un buen desayuno en el hotel, nos disponemos a hacer una ruta por el centro de la ciudad Carioca.

Cogemos el metro desde Copacabana bajando en la parada de Maracanâ.

MARACANÃ

Es el estadio más grande de Brasil y fue el más grande del mundo durante mucho tiempo. Conocido a nivel internacional como el Templo del Fútbol, fue sede de las finales de las Copas del Mundo de Fútbol en 1950 y 2014 y en 2016 fue el lugar donde se realizó las ceremonias de apertura y clausura de los Juegos Olímpicos.

El fútbol es una parte fundamental de la identidad y de la cultura carioca, y esto se hace palpable cuando se conoce el estadio Maracaná.

El ambiente que se vive dentro, es difícilmente superado por ningún otro en el mundo. Por su césped han desfilado las más destacadas estrellas del fútbol mundial como Pelé, Ronaldo y Maradona, pero también ha sido escenario de multitudinarios conciertos como los de Paul McCartney, Frank Sinatra, Madonna o The Rolling Stones.

Se puede hacer el Tour Maracaná, cuesta 25 reales para los niños y 50 reales para los adultos, (unos 12,50€, Febrero de 2018), incluso hay la entrada VIP por 85 reales con derecho a aparcamiento.

Los billetes pueden ser adquiridos en la taquilla de la puerta 1, que funciona de Lunes a Domingo de 09:00 a 17:00 horas (los días de partido, cierra cinco horas antes de que comience), o por la web  www.tourmaracana.com.br.

Durante la visita guiada se puede conocer varias de las áreas más importantes del renovado estadio.

Se inicia en la zona de prensa y continúa en el palco de autoridades, se pueden conocer los vestuarios y sentirse un poco estrella del fútbol al salir al terreno de juego a través del túnel.

En el hall de la entrada hay un homenaje a quienes se considera dos de los mejores futbolistas de la historia del fútbol brasileño: un busto y las huellas de los pies de Garrincha, de quien se dice que llegó a ser uno de los más grandes, y las huellas de los pies de Pelé junto con la pelota con la que marcó su gol número mil.

Sin importar qué equipos se enfrenten en este estadio, presenciar un partido de fútbol en el Maracaná es una experiencia única, siempre llena de música y color.

Es aquí, en el museo del fútbol, donde se puede llegar a  comprender la magnitud del amor que los brasileños sienten por este deporte, capaz de detener al país cuando la que juega es la selección nacional.

Nos despedimos de este magnifico estadio para seguir con la ruta marcada, la siguiente parada sería el Boulevard Olímpico. 

BOULEVARD OLÍMPICO

Amplio, moderno y con fantásticas vistas a la bahía, el Boulevard Olímpico es una de las zonas de la ciudad donde se nota más el impacto de los Juegos Olímpicos de 2016.

Aunque nació para acoger centenares de eventos culturales con motivo de los juegos, se ha convertido por derecho propio en una de las zonas más atractivas para los turistas que visitan Río de Janeiro. Esto se debe a que a lo largo de su recorrido hay varios lugares fantásticos que merecen ser visitados.

Una de las obras diseñada con motivo de los Juegos pero con vocación de convertirse en  imagen permanente del Boulevard Olímpico es el enorme mural denominado “Etnias” realizado por el artista grafitero Eduardo Kobra.

Este enorme mural aspira a ser consagrado oficialmente dentro del Libro Guinness de los Records, como el más grande del mundo. Tiene un área de 3.000 metros cuadrados y es una verdadera obra de arte. Las imágenes muestran a 5 personas, cada una perteneciente a una etnia y además de hablar de la unión como espíritu olímpico, busca ser un mensaje de paz y armonía entre los pueblos.

Nuestra siguiente parada sería el Big Saara Fantasias.

BIG SAARA FANTASIAS

Es el mercado al aire libre más extenso y popular de la ciudad, se encuentra en la Rua da Alfândega, se celebra desde 1962 y fue promovida por un grupo de comerciantes de la zona.

Horario : de lunes a viernes de 9:00 a 18:00, sábados hasta las 14:00, domingo cerrado.

Es una calle peatonal llena de tiendas de todo tipo, donde solo encontrareis a gente local comprando. Os recomendamos comprar todos vuestros souvenirs en este mercado, ya que, tiene unos precios muy competitivos.

Nuestro siguiente alto en el camino está a unos 15 minutos caminando.

LA CATEDRAL METROPOLITANA 

Situada en el corazón financiero de la ciudad y fácil de distinguir desde todos sus miradores, la Catedral Metropolitana de Río de Janeiro no deja indiferente a nadie. Por fuera, su peculiar forma piramidal cónica la hace única y, por dentro impresionantes vidrieras producen un efecto de luz realmente fascinante.

Para conseguir un efecto aún más sobrecogedor, en la parte superior hay una enorme cruz transparente desde cuyos lados se pueden observar colores brillantes que están orientados a los cuatro puntos cardinales, por lo que el efecto de la luz natural a cualquier hora del día, es casi mágico.

La entrada es gratuita y se puede visitar de 7:00 a 18:00.

Nuestra siguiente parada está a 5 minutos caminando, en el barrio de Lapa.

ARCOS DE LAPA

La imagen más característica del barrio de Lapa es sin lugar a dudas la del conocido Arcos de Lapa, un monumental acueducto construido a mediados del siglo XVIII para transportar agua desde el río Carioca hasta el centro de la ciudad.

Es considerado como la obra arquitectónica más importante hecha en Brasil durante el periodo colonial.

Seguimos caminando hasta el barrio de Santa Teresa.

ESCALERA DE SELARÓN

Se ha convertido en un símbolo de la creatividad de un barrio vibrante, lleno de música y color.

Su creador, el chileno Jorge Selarón se instaló en Río de Janeiro en 1983 y unos años más tarde quiso rendir homenaje a la ciudad que lo había acogido, revistiendo de azulejos la escalera que sube desde Lapa hasta el Convento de Santa Teresa. Un trabajo que sólo se detuvo en enero de 2013 cuando el artista fue encontrado muerto a los pies de la obra a la que había dedicado más de veinte años de su vida.

La escalera se hizo cada día más famosa y muchos de sus visitantes, llegados de diversas partes del mundo contribuyeron donando azulejos representativos de sus países de origen con mensajes especiales que entregaban a Selarón, a quien era común encontrar entre los escalones, charlando y haciéndose fotos con los turistas.

El resultado de este curioso trabajo son 215 peldaños cubiertos por más de dos mil azulejos diferentes provenientes de más de sesenta países. Esta peculiar obra ha pasado a ser ya no sólo la escalera de Selarón sino la escalera de Río de Janeiro y de todos los cariocas.

Las escaleras cambiaron por completo el paisaje de un barrio, han atraído la atención de miradas de todo el mundo.

La ruta por todo el centro y los barrios más representativos de la ciudad nos encantó.

Terminamos sobre las 16:00 de la tarde y el resto del día lo dedicamos a descansar en la playa.

DÍA 4: MIRANTE DONA MARTA, CRISTO REDENTOR

Amanecía un poco nublado, tocaba la excursión estrella, el Cristo Redentor.

Nos levantamos temprano para aprovechar bien el día y nos dirigimos en Uber al Mirante Dona Marta.

Las vistas son espectaculares, ¿verdad?

Rio de Janeiro tiene algo especial: su mezcla de mar y montaña, su gente, las favelas con su gran colorido, el arte, la música, hacen que sea una ciudad única.

Lo que más nos sorprendió de este mirador, es que estábamos totalmente solos, no había ni un solo turista.

Este mirador posee una de las vistas mas bonitas de la ciudad, está a 360 metros de altura y se sitúa por encima del barrio de Cosme Velho.

Se puede apreciar la zona de Botafogo, el estadio Maracanã, la Baía de Guanabara, la Lagoa Rodrigo de Freitas y el famoso Pão de Açucar.

La otra vista que posee este mirador es la del Cristo Redentor, hacía el lado opuesto.

Hay rincones escondidos que uno no sabe que existen y pasan desapercibidos y el Mirante Dona Marta es una de esas postales que no te puedes perder.

A unos 30 minutos caminando carretera abajo, se encuentra Cosme Velho, un barrio de clase media-alta, donde se encuentra la Estación del Tren del Corcovado.

La línea de ferrocarril tiene 3,8 kilómetros de longitud y llega hasta la cumbre de la montaña del Corcovado, donde se encuentra el Cristo Redentor.

Podéis reservar vuestros tickets en el siguiente enlace del TREN DEL CORCOVADO.

CRISTO REDENTOR

Posiblemente la primera imagen que os venga a la mente al pensar en Brasil, es la del Cristo Redentor, también conocido como el Cristo del Corcovado.

Ver en primera persona esta impresionante obra, es sin lugar a dudas una de esas experiencias que aceleran el corazón y se quedan marcadas en la retina para siempre.

No sólo es una de las esculturas más famosa del mundo, sino que desde el 2007 es también una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno.

Las medidas son simplemente increíbles, 30 metros de alto y 1.200 toneladas de peso. Levantado sobre un pedestal de 8 metros de alto, justo en la cima del Cerro del Corcovado, a 710 metros sobre el nivel del mar.

Es posible verlo casi desde cualquier parte de la ciudad, por eso se dice que desde su lugar privilegiado el Cristo abraza y protege a la Cidade Maravilhosa.

Es el mayor atractivo turístico, impensable visitar la ciudad sin subir a verlo de cerca y a disfrutar de las increíbles vistas desde los miradores del Morro del Corcovado.

Si se tiene suerte y el día está despejado (lamentablemente las nubes y la niebla son algo común), se puede disfrutar de espectaculares vistas de la ciudad, que no sólo son hermosas de día sino también cuando cae el sol.

Cómo llegar al Cristo Redentor :

  1. En el TREN DEL CORCOVADO:
    Horario de los trenes
    Diariamente: 08:00 a 20:00 horas
    Partidas cada 30 minutos
    Ultima subida a las 19:00 horas
  2. En FURGONETAS OFICIALES:
    Horario de las furgonetas
    Diariamente: 08:00 a 17:00 horas
    Desde Estación Paineiras hasta las 18:00
  3. En VEHÍCULO PARTICULAR.
    Sólo se puede subir en vehículo particular hasta la Estación de Paineiras, desde allí hay que continuar hasta el Cristo Redentor en una de las furgonetas oficiales del parque. Hasta Paineiras se puede llegar en taxi o en vehículo particular que debe dejarse en las zonas habilitadas.

Consejos de visibilidad:

Para saber si el Cerro del Corcovado está visible ese día y a esa hora, os recomendamos visitar la página web de CORCOVADO AO VIVO en la cual podréis ver de forma continua al Cristo Redentor en directo.

Terminamos esta increíble excursión justo a la hora de comer, así que, el resto del día lo lo dedicaríamos a estar en la piscina del hotel y en la playa.

DÍA 5: MIRANTE DO PASMADO, PÃO DE AÇÚCAR

Amanece un día esplendido en la ciudad Carioca.

Que mejor manera de aprovecharlo que saliendo a pasear desde Copacabana hasta el barrio de Botafogo. Es un barrio de clase media en la zona sur de la ciudad, posee una playa de 700 metros en forma de medialuna sobre la Bahía de Guanabara con vistas al morro de Pão de Açúcar.

Después de visitar el paseo marítimo de Botafogo, nos dirigimos a Mirante Do Pasmado, un mirador paisajístico lleno de paz y de tranquilidad totalmente inexplorado por los turistas e incluso por los propios habitantes de Río.

El sitio está abierto 24 horas al día. Se encuentra situada en una colina a 64 metros de altura y hay un parque conocido por su ambiente romántico.

También ofrece una vista privilegiada a la playa de Botafogo y al Pão de Açúcar.

Nuestra siguiente parada está a 40 minutos caminando.

En el barrio de Urca se encuentra uno de los sitios más emblemáticos, se ha convertido en todo un icono de la ciudad.

Saliendo de Praia Vermelha (Playa Roja), los visitantes cogen el primer teleférico que conecta al cerro de Urca, y desde allá un segundo teleférico les lleva hasta la cima del cerro de Pão de Açúcar, que queda a 396 metros sobre el nivel del mar. Sin duda, la imagen desde el aire, es una de las postales más características de la ciudad.

Para subir por el teleférico, existe la alternativa de comprar las entradas en el mismo complejo turístico o hacerlo por internet en el siguiente enlace http://www.bondinho.com.br/es/home/.

Esta segunda opción tiene la desventaja de incluir una tasa adicional del 10% por el servicio, pero es la mejor forma de ahorrarse colas que durante la temporada alta pueden llegar a ser desesperadamente largas.

Horario del teleférico

Diariamente: 08:00 a 21:00 horas, los teleféricos salen cada 20 minutos.

Precios de la entrada al Pan de Azúcar

Público general: 80 reales
Personas entre 6 y 21 años y mayores de 60 años (portando documento de identidad): 40 reales
Menores de 6 años: libre
Incluye el viaje de ida y vuelta.

[wpvideo eM7bsxBA]

No es solo uno de los principales atractivos turísticos de Río, sino que se trata de un lugar clave en la historia de esta ciudad, fue aquí, a sus pies, donde el Portugués Estácio de Sá, fundó la ciudad de São Sebastião do Rio de Janeiro el 1 de marzo de 1565.

El complejo turístico del cerro Pan de Azúcar, está formado en realidad por dos morros, interconectados entre sí por dos tramos de teleférico que son independientes.

El primer morro es el de Urca, hay una sala de exposiciones, donde se puede hacer un recorrido por la historia del teleférico del Pan de Azúcar; una amplia zona de descanso con restaurantes, puestos de comida rápida, tiendas de recuerdos y aseos. También encontrarás los antiguos bondinhos (teleféricos), que operaron a lo largo de más de 100 años de historia del Camino Aéreo del Pan de Azúcar. En Urca está ubicado uno de los dos helipuertos más usados para realizar los vuelos panorámicos sobre la ciudad de Río de Janeiro.

Os dejamos el enlace para reservar el VUELO PANORÁMICO EN HELICÓPTERO para sobrevolar los lugares más espectaculares de Rio de Janeiro.

[wpvideo nx3aKOSf]

La segunda parada de la visita es, por supuesto, la cima del Pan de Azúcar desde donde se tienen vistas impresionantes del Morro del Corcovado y su sorprendente Cristo Redentor y de la ciudad de Niteroi cruzando la bahía hacia el este.

Desde luego es una experiencia que no hay que perderse para disfrutar de una de las vistas más privilegiadas de Rio de Janeiro.

DÍA 6: MORRO DOIS IRMÃOS, PRE CARNAVAL Y VUELO DE VUELTA A ESPAÑA

No mucha gente sabe antes de viajar que Rio de Janeiro es un paraiso para hacer trekking, (suponemos que no es la imagen más vendida de la ciudad en la propaganda turística). Su peculiar relieve con sus elevados y escarpados morros (colinas) la hacen perfecta para los amantes de esta practica deportiva.

Las alternativas para salir a caminar y llegar a lo alto de una cima o mirador con unas vistas increíbles son muchas y entre todas ellas, nuestra recomendación es hacer al menos la trilha (sendero) del Morro Dois Irmãos.

Para subir hasta el punto más alto del morro, hay que subir por la Favela do Vidigal y para eso es preciso tomar un moto-taxi en la entrada, hasta llegar al inicio de la trilha.

El sendero de 1,6 kilómetros de extensión comienza en la cima de la favela y se tarda entre 40 y 60 minutos en recorrerlo, dependiendo del tiempo que paréis a hacer fotos desde los distintos miradores que hay en la ruta.

La escalada del Morro Dois Irmãos es una de las más interesantes, no sólo por sus deslumbrantes vistas, sino también por su aspecto social, dónde se pueden observar los contrastes de la ciudad.

El sendero es claro y está bien habilitado para recorrerlo, aunque transcurre en su mayor parte entre un frondoso bosque, tiene dos miradores con una vista de pájaro espectacular de la grandísima Favela Rocinha, se puede apreciar muy bien el contraste con el barrio rico de São Conrado.

La cima se encuentra a 533 metros de altura, y una vez arriba, nos encontramos prácticamente solos.

Al llegar te quedas sin palabras para definir lo que estas viendo, una de las vistas más bonitas de Rio de Janeiro.
Se puede observar la Lagoa Rodrigo de Freitas con forma de corazón en mitad de la ciudad y las playas de Ipanema y Leblon.

Es una gran experiencia sentarse sobre la roca y disfrutar del paisaje, desde allí pudimos confirmar que Río es realmente una “Cidade Maravilhosa”, y sin duda una de las ciudades más bellas del mundo.

Aunque es recomendable empezar el trekking por la mañana es importante bajar antes del atardecer para no tener que cruzar la favela con poca luz, durante el camino de vuelta.

Hicimos la bajada al mediodía, hasta llegar caminando a la playa de Leblon, donde sorprendentemente estaba repleto de gente celebrando un bloco (Son grupos que se organizan en Carnaval para salir a divertirse por las calles con música, baile y disfraces).

Como ya sabréis visitamos Rio de Janeiro en Febrero de 2018 y eran las vísperas del Carnaval.

Unirse a cualquiera de ellos es gratis, es preferible ir disfrazado y el único requisito indispensable es tener muchas ganas de pasarlo bien.

[wpvideo NUSsjuBc]

Fue una experiencia increíble, donde compartimos muchas risas y grandes momentos.

A las 17:00 de la tarde volvimos al hotel a recoger todas nuestras pertenencias.

Nuestro vuelo saldría a las 21:00 de la noche con la compañía aérea IBERIA y con vuelo directo a Madrid.

El vuelo de vuelta dura 10 horas y 30 minutos y llegaríamos a la capital de España sobre las 10:00 de la mañana hora española.

SENSACIONES: 

Sin lugar a dudas Rio de Janeiro es un continuo contraste de colores, pintura, vegetación, mar, montaña, flujo cultural y musical, lujo y miseria a partes iguales, pero sin duda, esta ciudad desprende una energía muy positiva gracias a sus habitantes.

Su gente es alegre, carismática, deportista, pero sobre todo, muy aficionada a la música.

Una ciudad que no podría ser igual de hermosa sin sus Favelas, ubicadas en los morros, uno de los espacios más destacados y más inalcanzables.

No dejéis de visitar una ciudad que sin lugar a dudas, se ha ganado el titulo de la Cidade Maravilhosa. 

2 thoughts on “Rio de Janeiro 2018

    • robertfdez Autor del artículoContestar

      Contando vuelos desde Europa, hotel, comida y los tickets de entrada a los principales monumentos, aproximadamente 700 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *