Algarve 2016

DÍA 1 : BARCELONA – SEVILLA

Sobre las 7:00 de la mañana , salía nuestro vuelo dirección Sevilla con la compañía VUELING.

El vuelo duró aproximadamente 1 hora y 20 minutos, y aterrizamos en tierras sevillanas sobre las 8:20 hora española.

A las 9:00 de la mañana recogíamos el coche de alquiler que teníamos contratado con la compañía EUROPCAR.

Recordaros que escogimos aterrizar en Sevilla por la siguiente razón: Las frecuencias al aeropuerto de Faro son casi inexistentes y de todos modos la zona del Algarve, se encuentra a unos 268 km de distancia.

Ya con el coche en nuestras manos, ponemos rumbo al sur de Portugal.

Entrando en el país vecino nos damos cuenta de una cosa, el sistema de peaje es distinto al que estamos acostumbrados. Su funcionamiento es automático y tiene cámaras instaladas, desde donde se detecta el paso de vehículos mediante la lectura de la matrícula del coche. Cada pocos kilómetros pasaréis por debajo de uno de estos peajes.

Se puede pagar de 3 maneras:

  1. Existen máquinas habilitadas asociando una tarjeta de crédito con la matrícula del vehículo, porque las tarjetas de débito no son válidas. Solo podéis usar este método en la frontera antes de entrar en el país y es el único momento para usarlo. Después de pasar la frontera se cargará a esa tarjeta de crédito asociada, todos los importes correspondientes de la libre circulación por las autopistas del sur de Portugal.
  2. Alquilar un dispositivo electrónico, que está disponible en las estaciones de servicio y oficinas de correos en Portugal. Se coloca en la parte delantera del vehículo. Hay que pagar fianza para adquirirla y hacer un prepago que se va restando en cada peaje que paséis.
  3. En la primera gasolinera que encontréis en el peaje podéis parar y adquirir una tarjeta prepago. Una vez la tengáis, la rascáis y os saldrá un código, y mandando un SMS del código y la matricula del coche ya tendreis todo en regla. Podéis gastaros lo que queráis en la tarjeta, la hay de 5, 10, 20, 40 euros, que van descontándose a medida que vais pasando por los peajes. Nosotros escogimos esta opción durante 3 días y os la aconsejamos encarecidamente, porque contratando la de 20€ te olvidas de pagar peajes durante todo el viaje. (Por cierto, nos sobraron casi 4€). La gente que trabaja en la gasolinera te ayudará en todo momento para darle validez a la tarjeta con tu matrícula.

Os recomendamos que nos os saltéis los peajes, aunque no haya barreras, hay cámaras que automáticamente te mete la multa. Ademas los policías paran muchos coches españoles para ver si circulan en regla por las autopistas portuguesas.

Esta es la ruta desde el Aeropuerto de Sevilla hasta la localidad de Portimao (Algarve).

Ya con todo en regla y sobre las 12:00 del mediodía y con 268 km a nuestras espaldas, entramos en la localidad de Faro.

Nuestro hotel estaba en Portimao, y lo único que deseábamos era dejar allí las maletas.

Nuestro plan de viaje era playa, playa y más playa.

Queríamos disfrutar de las mejores playas de la zona del Algarve y para empezar nos decantamos por praia dona Ana en la zona de Lagos.

Es una de las más pintorescas y con mucho encanto, aparte de ser de las más famosas (y no me extraña). Aprovechamos toda la tarde al sol y descansando.

Sobre las 18:00 dimos un paseo hasta la playa de al lado, que también era muy bonita, se llama praia do camilo.

A medida que va cayendo el sol nos acercamos al faro de ponta da piedade, (es un faro que esta en un cabo).

Es un magnifico paraje situado en la costa con unos empinados acantilados erosionados por el mar y el viento. Ver el anochecer desde este punto te dejará con la boca abierta.

Eso si, llevar una chaqueta o algo para abrigaros, que aunque sea agosto, el viento pega con mucha fuerza.

Con la caída del sol y en plena noche, nos fuimos a Portimao para cenar por el paseo marítimo y dar un paseo por esa zona tan animada y llena de actividad turística. El paseo marítimo recorre toda la praia da Rocha (la más famosa y turística de todo el Algarve).

Nuestro hotel estaba justo en primera línea de playa enfrente praia da Rocha, así que nada más terminar, nos dirigimos a descansar, que el día fue largo y agotador.

Esta fue la ruta de nuestro primer día en el Algarve.

DÍA 2 : PRAIA SAN RAFAEL, PRAIA DA MARINHA, PRAIA BENAGIL, CABO SAN VICENTE (SAGRES)

Levantándonos muy temprano nos dirigimos a la zona de Albufeira al este del Algarve.

Visitamos la praia Sao Rafael, una de las bonitas de la zona de Albufeira, y sin lugar a dudas a nosotros también nos lo pareció. Tomamos el sol e hicimos snorkel entre las formaciones rocosas de esta magnifica playa.

Tras media mañana en Albufeira nos dirigimos a una de las playas más fascinantes de todo el Algarve la praia da Marinha en la zona de Lagoa (Carvoeiro).

Sus acantilados de color rojizo y sus aguas de color turquesa hacen que esta playa haya sido elegida entre una de las 100 playas más bellas del mundo y una del top 10 de las playas europeas.

Es una playa mágica y llena de fauna marina. Lógicamente con tanta popularidad que tiene, ha sido imagen de muchos anuncios publicitarios y fue usada como imagen de Portugal.

Sobre la 13:00 del mediodía llegamos a otra de las playas que más nos ha fascinado, la praia de Benagil en la zona de Lagoa. Para aparcar, podéis dejar el coche en una cuesta algo empinada.

Es otra de las playas más famosas, ya que, tiene unas preciosas calas y también una de las cuevas más famosas del mundo.

La cueva es la principal atracción turística de la zona del Algarve.

Para acceder a ella tiene que ser por mar, a continuación os contamos las 3 formas de llegar por mar:

  1. En barca: Hay un pequeño puesto de venta de tiquets en la entrada de la playa. El trayecto en barca es aproximadamente 1 hora y te hace un recorrido por varias cuevas de la zona.
  2. En Kayak o canoa: Se puede alquilar en el mismo puesto en la entrada de la playa. Vais un grupo poco numeroso con un monitor que va delante y vais recorriendo 2 o 3 cuevas alrededor de la zona. Cuesta aproximadamente 20€ y dura 2 horas. Una vez que estas dentro de la famosa cueva vas absolutamente a tu bola. Nosotros escogimos esta opción, ya que, era la más barata y donde aprovechas mejor el tiempo.
  3. Nadando, en colchoneta o haciendo Snorkel: Lo bueno de esta acción es que es absolutamente gratis y la cueva esta aproximadamente a unos 200 metros nadando, pero tiene una pega. ¿Dónde metemos el móvil si queremos sacarnos una foto o un video?. Si tenéis una carcasa contra el agua esta opción os viene de perlas.

La cueva es preciosa, tiene una playa en su interior en la que te puedes bañar y estar muy a gusto.

La sensación es de paz absoluta y aunque te encuentres con otra gente dentro, no seréis demasiados.

Os recomendamos visitarla entre la 13:00 y las 15:00, ya que, posee un agujero espectacular tallada por la naturaleza en el techo de la cueva y el sol penetra directamente por ahí.

[wpvideo rbs4lcbL]

Al volver a praia de Benagil nos damos cuenta que hay una pequeña ruta a través de las rocas, donde puedes hacer saltos al agua desde una altura aproximadamente  de 5 metros o simplemente disfrutar de unas vistas algo privilegiadas de esta playa.

Desde la esquina derecha de esta playa hay un camino en pendiente que nos lleva al mismísimo corazón del acantilado.

La verdad es que es una zona preciosa al borde de los acantilados donde puedes divisar pequeñas embarcaciones convertidas en barcas turísticas que te llevan a la conocida cueva o algunas calas cercanas.

Millones de años han sido necesarios para erosionar estos arcos y grutas que se convierten en pozos naturales.

Tras varias horas en la praia de Benagil, sobre las 18:30 ponemos rumbo al suroeste de Portugal a la zona de Sagres, en especial al cabo San Vicente. En el cabo hay una antigua fortaleza y un faro.

Esta zona es la punta de la península ibérica y junto con sus vertiginosos acantilados se ha convertido en un sitio muy famoso para ver la puesta de sol.

Se congregan cientos de vehículos en la carretera de camino al cabo San Vicente cada atardecer del verano, por lo que es recomendable ir con algo de tiempo para coger sitio.

Nosotros paramos antes para comprar unas cervecitas para ver la puesta de sol más famosa de Portugal. Ver hundirse el sol en pleno Océano Atlántico poco a poco con esas vistas, era algo indescriptible para nosotros.

Para los que tengáis vértigo, no os acerquéis mucho al acantilado, ya que, es una zona donde sopla mucho el viento.

Tras la caída del sol, todos los turistas y la gente local aplauden sin cesar, admirando los colores rojizos y anaranjados que quedan alrededor. Una vez se termina la tarde, los coches se ponen en marcha para salir de la zona. Se forman auténticos atascos para poder entrar en la autopista.

Aquí tenéis la ruta de nuestro segundo día en el Algarve. 

Volvemos a Portimao, para cenar en otro restaurante. Volver a pasear por la zona y aprovechar para tomar algo por esa zona tan animada y turística que tiene en el paseo marítimo. Se nos hace tarde y volvemos al hotel a descansar, que mañana es el último día.

DÍA 3 : PRAIA DA ROCHA, PRAIA DOS 3 IRMAOS, Y VUELTA A SEVILLA

Nos quedaba el último día en la región del Algarve, y sinceramente, ya estábamos enamorados de esta zona. Lo primero que hicimos después de desayunar, fue coger el coche e ir a la praia dos 3 Irmãos en la zona de Alvor (Portimão).

Esn realidad no es una playa, sino una cala  preciosa protegida del viento gracias a las formaciones rocosas que envuelven la zona. Cuenta con grandes montañas rocosas esculpidas junto al mar por la erosión. Es uno de los mejores lugares donde alojarse y tener tranquilidad plena, ya que, en esta zona hay muchas urbanizaciones y resorts para el disfrute de los turistas.

Al llegar las 14:00 de la tarde volvemos a una de las playas más grandes y que teníamos enfrente del hotel durante estos 3 días, la Praia da Rocha. Es una de las más turísticas del Algarve, es bastante extensa y se prolonga por todo el arenal.

Dispone de varios puntos de acceso y es una de las únicas donde hayamos visto una rampa para personas con movilidad reducida o para familias con carritos de bebés.

Recordaros que muchas personas llegan a esta playa alentadas por la variedad de bares,  restaurantes y hasta casino, que animan la estancia de día y de noche de todos los turistas.

Nosotros aprovechamos esta zona 2 noches seguidas y nos encantó.

En definitiva, la región de Algarve posee algunas de las mejores playas de Europa (todas con bandera azul). Posee los mejores acantilados, paisajes, parques naturales, sierras y pueblecitos con encanto.

Se nos acaba nuestro tiempo en la zona del Algarve y lo único que nos quedaba era conducir otros 200 km hasta Sevilla para coger nuestro vuelo: Sevilla – Barcelona.

VIAJE INOLVIDABLE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *